IGLESIA DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR

El barrio de la Villa se organiza en pequeñas calles que convergen en su cota más alta en la plaza y la iglesia de El Salvador, templo erigido para el abastecimiento espiritual de la naciente población hacia finales del siglo XIII y comienzos del XIV. Más al norte, en la cima del cerro se situaba el castillo, de raigambre medieval y del que se conservan algunos restos, cuya función original era la protección del caserío de la Villa y el control de la frontera con Portugal y parte del estuario del río Guadiana; así mismo se conservan algunos restos del Hornabeque del Socorro, edificaciones anexas al castillo fruto de las reformas de éste en el siglo XVII.

La tradicional ubicación de los núcleos religiosos y defensivos en las zonas más elevadas, y la posterior configuración y crecimiento del núcleo de población hacia las zonas más llanas, responde al esquema de tipología urbana medieval más frecuente en esta zona, que encuentra su más cercano paralelismo en el caso concreto de la capital onubense.

El entorno de protección delimitado engloba a la iglesia del Salvador, el castillo y el hornabeque del Socorro, ya que entre dichos inmuebles se establece, a lo largo del tiempo, un nexo histórico y urbano indiscutible que debe ser conservado y protegido ante posibles intervenciones arquitectónicas inadecuadas, que interrumpan la tradicional configuración urbana de este lugar tan característico y pintoresco del municipio de Ayamonte.

El entorno afectado por la inscripción como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, de la iglesia de El Salvador, en Ayamonte (Huelva), comprende las manzanas, parcelas, inmuebles, elementos y espacios públicos y privados comprendidos dentro de la línea de de limitación que figura en el plano de delimitación del Bien y su entorno, cuya relación se establece a continuación.

Espacios Públicos afectados:

- Plaza del Salvador. Totalmente afectada.

- Calle Tras las Campanas. Totalmente afectada.

- Calle Socorro. Totalmente afectada.

- Calle Jesús. Totalmente afectada.

Parcialmente afectadas quedan las calles, Gitanos, Galdámez, Viriato y San Mateo.

El edificio se encuentra situado en la parte más alta de la ciudad coincidiendo con la zona Norte. Se orienta litúrgicamente de occidente a oriente, abriéndose a la población, al Sur, por medio de una amplia plaza, con porche y escalinatas. Está construida sobre un amplio altozano junto al antiguo castillo árabe, en el barrio más antiguo de la ciudad conocido como "La Villa", al parecer se ubica sobre las ruinas de un templo anterior dedicado a San Mateo. Por su situación se encuentra cercana al Parador nacional, y acierta distancia del Ayuntamiento y plaza mayor de la localidad.

La iglesia de El Salvador, responde a las características del templo mudéjar sevillano de planta rectangular con tres naves y cabecera plana, a la cual se han adosado otras dependencias para completar el programa iconográfico y funcional del templo. Las naves están separadas mediante cinco arcos apuntados con alfiz e impostas resaltadas, elevados sobre pilares rectangulares. La nave central, más alta y ancha que las laterales, presenta una cubierta a dos aguas con una armadura de madera de par y nudillo con dobles tirantes y decoración de lazo, apoyada sobre canes o modillones de rollos. Las naves laterales presentan una armadura simple a un agua con tablazón y vigas de madera, formada por pares que descansan sobre canes.

DATOS HISTORICOS

El primitivo núcleo urbano de la ciudad se desarrolló en la zona más alta conocida con el nombre de La Villa, dando respuesta a las necesidades defensivas de la comarca.

Este lugar estaba coronado por el antiguo castillo, junto al cual se mandó levantar la iglesia de El Salvador. Tras la caída de Mértola en manos de los cristianos, se fragmentaba el poder musulmán en el suroeste de la península.

En pocos años son reconquistadas las zonas de Alájar, Ayamonte, Huelva y el Algarbe iniciándose así la rivalidad fronteriza en los nuevos territorios entre los reinos de León y Portugal. Ayamonte será cedida, en un principio, a los caballeros de la Orden de Santiago y, tras una serie de acontecimientos, pasará a los Pérez de Guzmán, que se titularán condes de Ayamonte. Ya en el tiempo de los Reyes Católicos, Pedro de Zúñiga y Guzmán obtendrá el título de marqués de Ayamonte.

Parece ser que la población de Ayamonte, tras la reconquista, comenzó a crecer, extendiéndose por los alrededores del castillo. Ello ocasionará que a fines del siglo XIV y principios del XV se cree una nueva parroquia fuera del recinto del castillo con la advocación de El Salvador.

Dicho templo será el núcleo de la población actual. Según la tradición, la iglesia de El Salvador vino a sustituir a una más antigua denominada de San Mateo, que se encontraba en ruinas.

Aquella fue realizada en estilo mudéjar, siguiendo las características propias de las iglesias parroquiales sevillana, conservándose esta primitiva construcción la fábrica del templo y el primer cuerpo de la torre. Durante el siglo XVI tuvieron que efectuarse una serie de remodelaciones en el templo.

De ellas, como testimonio han quedado la portada que se abre en el muro de la epístola y el segundo cuerpo de la torre. El 16 de agosto de 1702, el monasterio de la Cartuja de Sevilla otorga una carta de pago al patronato fundado por Juan Pérez de Villegas en la iglesia de El Salvador, en concepto de reparaciones unas casas que el patronato tenía en la ciudad de Sevilla.

El 10 de julio de 1735, Antonio Díaz Montaño pide en su testamento ser enterrado al pie del Altar de la Virgen del Carmen. La Capilla de San José, fue construida entre 1751 y 1756. Durante el terremoto de 1755 se tuvo que desplomar la parte superior de la torre, siendo sustituida, algunos años más tarde, por los dos cuerpos barrocos que hoy presenta.

En 1804 fueron vendidas por el gobierno gran parte de las tierras que pertenecieron a la iglesia de El Salvador. A mediados del siglo XIX fueron trasladados los restos de Fray Gregorio de la Cruz, obispo de Calabria, a la capilla del lado del evangelio del templo, al desaparecer el convento de San Juan de Letrán, que el obispo había fundado en Ayamonte, en 1540.

CAPILLA MAYOR

La capilla mayor destaca del resto del templo por su situación elevada sobre gradas y un gran arco toral de medio punto que la precede, en el que se inscribe el escudo del marquesado de Ayamonte, realizado en yeso. En las jambas del arco se conservan dos púlpitos de hierro forjado con antepecho circular y decorados con eses contrapuestas. El presbiterio, de planta cuadrada y testero plano, se cubre con bóveda de media naranja sobre pechinas.

NAVE CENTRAL

En la nave del Evangelio nos encontramos con un importante conjunto de elementos que completan el programa iconográfico y decorativo del templo, en el cuarto tramo, se encuentra la única capilla del templo, conocida como la capilla de San José, hoy de la Hermandad del Jueves Santo, fundada en 1759 por don Cristóbal Rivero González y doña Teresa de Aguilar Ovando. La capilla conecta con la nave a través de una sencilla portada conformada por un arco de medio punto flanqueado por pilastras y un frontón triangular cerrado por una cancela en la que se lee el nombre de los patronos. El interior de la capilla, de planta cuadrada, se cubre con bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos, y decorada con motivos rectangulares de yeserías.

CAPILLA BAUTISMAL

La capilla bautismal, en la cabecera de la nave del Evangelio, fue construida en 1611 para el patronazgo y capellanía de Juan Pérez de Villegas. Se accede a través de un arco sobre el que se dispone un arco de yeserías de estilo manierista, coronado por un frontón curvo partido. El interior de la capilla, cubierto por una bóveda con decoración de yesería de motivos curvos, óvalos con querubines y máscaras entre diversos elementos vegetales, alberga la pila bautismal realizada en mármol rojo jaspeado en el siglo XVIII.

CAPILLA DE CABECERA

La capilla de la cabecera de la nave de la Epístola, similar a la del lado del Evangelio, estuvo dedicada durante el siglo XVIII a Nuestra Señora de la Granada o de los Remedios, pero en el siglo XIX pasó a denominarse Capilla de la Concepción.

EXTERIOR

En el exterior, la iglesia presenta cuatro fachadas con escasa decoración. Los únicos elementos que rompen la monotonía del conjunto son los vanos rectangulares que favorecen la iluminación interior, y dos portadas, la principal abierta en los pies del templo y una secundaria en el lado de la Epístola.

FACHADA PRINCIPAL

La portada principal, realizada en el siglo XVII, consta de un vano rectangular enmarcado por dos pilastras dóricas superpuestas que parten de pedestales, sobre las que discurre un entablamento decorado con triglifos y metopas, y rematado por cornisa moldurada con dos pirámides terminadas en bolas en cada una de las esquinas y entre las cuales se abre una ventana rectangular con orejeras, que aporta luz al interior de la fábrica.

La segunda portada, abierta en el muro de la Epístola, es de estilo renacentista realizada en piedra. Se estructura por un arco de medio punto decorado con molduras e impostas resaltadas, enmarcado por dos columnillas que soportan un entablamento con una cornisa volada.

En las enjutas del arco se insertan dos medallones con los bustos de San Pedro y San Pablo.

En el centro de la portada, sobre la cornisa, hay dos contracostas con motivos vegetales que fingen soportar el mundo coronado por una cruz, símbolo del Salvador, y en los extremos dos remates piramidales terminados en bola.

LA TORRE

Junto a la portada de los pies de la iglesia, en el lado del Evangelio, y adelantada respecto al volumen general del edificio, se levanta la torre de planta cuadrada. Consta de tres cuerpos correspondientes, cada uno de ellos, a las diferentes etapas constructivas del templo. El primer cuerpo se corresponde con la caña o fuste, procede de la primera etapa constructiva del edificio. Es de planta cuadrada, y se encuentra elevada sobre un pedestal que salva el desnivel del terreno. Se presenta sin decoración, solo el ladrillo visto, mostrando en su parte frontal tres vanos rectangulares alargados que aportan luz a la caja de escaleras.

Este cuerpo se separa del siguiente mediante una cornisa. El segundo piso, añadido en el siglo XV se estructura a modo de arco cuadrifonte, un arco de medio punto, en cada uno de sus lados, flanqueados por pilastras sobre las que se desarrolla un friso rematado por una destacada cornisa que lo separa del cuerpo superior.

El tercer cuerpo, de planta octogonal, es el más ornamentado de los tres presentando rica ornamentación mixtilínea y polícroma, con recubrimientos de estuco decorados con dibujos geométricos. La transición del cuadrado al octógono se suaviza por medio de estribos en forma de grandes volutas en las esquinas. Se divide a su vez en tres cuerpos decrecientes.

El primero de ellos llamado cuerpo de campanas, se estructura por medio de un vano escarzano en cada uno de sus frentes flanqueados por medias columnas estilizadas sobre las que se asienta un entablamento movido y profusamente decorado, sirviendo la cornisa como elemento separador del siguiente cuerpo también ochavado y de similares características al anterior aunque con un entablamento más sobrio.

Finalmente, el cuerpo de la torre se remata por un tambor octogonal con un pequeño vano en cada uno de sus lados, sobre el que se despliega una bóveda gallonada coronada por una veleta y cruz de forja.

Los paramentos del fuste, al igual que la portada de los pies de la iglesia, se presentan en ladrillo visto, mientas que los del resto de los cuerpos se presentan pintados en color crema, resaltando los elementos estructurales horizontales y verticales que se pintan en rojo almagra, produciendo esta bicromía una acentuación de los juegos de luces. Los muros de las distintas fachadas del edificio se encuentran encalados en blanco.

BIENES INMUEBLES

A continuación se detallan aquellos bienes muebles vinculados a la iglesia de El Salvador, en Ayamonte (Huelva), que destacan tanto por sus valores histórico-artísticos intrínsecos, como por su condición de elementos significativos para poder hacer una correcta lectura e interpretación del templo y de su historia.

1. Denominación: Virgen del Carmen. Clasificación: escultura. Materia: madera y pigmentos. Técnica: tallado y policromado. Dimensiones: 1,08 m. Autor: anónimo. Estilo: barroco. Escuela mexicana. Cronología: hacia 1750. Ubicación: hornacina del segundo tramo de la nave de la Epístola.

2. Denominación: Santa Teresa de Jesús. Clasificación: escultura. Materia: madera y pigmentos. Técnica: tallado y policromado. Autor: anónimo. Estilo: barroco. Escuela sevillana. Cronología: siglo XVII. Ubicación: hornacina del quinto tramo de la nave del Evangelio.

3. Denominación: Cabeza de San Pedro. Clasificación: escultura. Materia: madera y pigmentos. Técnica: tallado y policromado. Autor: anónimo. Estilo: barroco. Escuela sevillana. Cronología: hacia 1750. Ubicación: sobre una peana, en el ángulo inferior izquierdo del presbiterio, junto al retablo mayor.

4. Denominación: Ostensorio. Clasificación: orfebrería y joyería. Materia: bronce y plata. Técnica: tallado y policromado. Dimensiones: 67 x 23 x 31 cm. Autor: anónimo. Estilo: barroco. Escuela peruana. Cronología: últimas décadas del siglo XVII. Ubicación: sacristía.

5. Denominación: Serie pictórica del Misterio Pasional de Cristo de Jan Sanders van Hemessen (Antiguo Retablo Mayor de la iglesia del Salvador). Clasificación: pintura. Materia: madera de roble y pigmentos. Técnica: temple al huevo sobre preparación de estuco. Autor: Jan Sanders Van Hemessen. Estilo: manierista. Escuela flamenca. Cronología: hacia 1550. Ubicación: Casa Grande de Ayamonte.

Originalmente, el retablo estaba formado por un total de nueve tablas en las que se desarrollaba el tema del Misterio Pasional de Cristo Salvador, de las cuales, actualmente, se conservan ocho:

5.1. Denominación: La Coronación de espinas (dos fragmentos). Dimensiones: 123,5 x 25 cm y 124 x 23 cm.

5.2. Denominación: La Crucifixión. Dimensiones: 124 x 25 cm.

5.3. Denominación: La Flagelación. Dimensiones: 124 x 85,8 cm.

5.4. Denominación: La Quinta Angustia. Dimensiones: 123,5 x 88,4 cm.

5.5. Denominación: La Transfiguración (tres fragmentos desensamblados). Dimensiones: 123 x 31,5 cm, 123 x 25,9 cm y 122 x 32,5 cm.

5.6. Denominación: San Juan Evangelista. Dimensiones: 124,5 x 84,5 cm.

5.7. Denominación: San Marcos. Dimensiones: 124,5 x 84,5 cm.

5.8. Denominación: San Mateo. Dimensiones: 125 x 86 cm.

El conjunto de tablas ocuparían el testero de la iglesia de El Salvador, en Ayamonte (Huelva), desde 1556, aproximadamente hasta 1740, fecha en la que el original retablo manierista fuese sustituido por otro de estilo barroco.

Las tablas sufrieron graves daños y pérdidas a causa de las malas condiciones en las que se conservaron hasta 1984 aproximadamente, momento en el que fueron depositadas en el Museo Provincial de Huelva, y posteriormente restauradas entre 1992 y 1993 por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Tras un acuerdo firmado entre la parroquia de El Salvador y el Ayuntamiento de Ayamonte, con fecha de 19 de julio de 1996, las tablas, propiedad de la parroquia, fueron cedidas temporalmente al Ayuntamiento para su exposición pública en la Casa Grande, un edificio de propiedad municipal que en esos momentos se encontraba en proceso de rehabilitación y adaptación para dicho fin y en el que se encuentran expuestas en la actualidad.

HERMANDADES CON SEDE EN LA IGLESIA

En esta parroquia se encuentra establecida canónicamente la Hermandad de la Oración en el Huerto, Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora de la Amargura, que a la vez es Hermandad Sacramental.

Dentro de los límites de la Parroquia de Nuestro Señor y Salvador, se encuentra la Capilla del Socorro, situada igualmente casi en lo alto del propio barrio, en la que se encuentra establecida canónicamente la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Socorro; y el Templo de San Francisco, en la parte más baja del barrio y lindado con el rio Guadiana, en el que se encuentra establecida canónicamente la Hermandad de la Sagrada Lanzada y María Santísima de la Esperanza del Mar y la Hermandad de la Vera Cruz, Santo Entierro de Cristo y María Santísima en su Soledad.

Reseña Historia del retablo mayor del Salvador.